Rancés Cáceres Vera cuenta el gran gusto que tenía Diomedes Díaz por las 'culonas'




Hablar de Diomedes Díaz, muchas veces es tener que hablar de excentricidades, todo conlleva a su forma de ser, que era lo que él pedía, quería y a su gusto. Amante de las mujeres, del licor y de la parranda entre amigos.



Pero hubo algo que a Diomedes Díaz le gustaba muchísimo, tanto que cada vez que visitaba tierra santandereana lo primero que hacía era pedir hormigas culonas con huevo batido.

“Y la verdad fue que no. Los de otros lados casi no compran, o por lo menos acá en el aeropuerto no. Los clientes buenos son los mismos casi siempre: empresarios, vendedores, artistas. Y una que otra persona que lleva la bolsita de cinco mil pesos. ¿Sabe quién me compraba bastante? Diomedes Díaz" afirma Rancés Cáceres Vera.



Rancés cuenta que cada vez que el cantante vallenato pisaba tierra santandereana, lo primero que hacía era comprar hormigas culonas. “Mandaba a preparar una ‘cacerolada’ de huevos batidos en la cafetería o en el restaurante de acá y le echaba las hormigas encima”.

Comentarios

Total visitas