Hijo de Poncho Zuleta se convirtió en héroe en medio de peligroso atraco en Barranquilla




Tomás Alfonso Zuleta, hijo de Poncho Zuleta, se convirtió en héroe al hacer todo lo que estuvo a su alcance para que Angello Alzamora Córdoba no muriera tras recibir un disparo en el pecho cuando se opuso a un atraco en la madrugada de hoy en la calle 79 con carrera 63, barrio Paraíso de Barranquilla.

El joven acordeonero estaba con tres amigos comiendo en un establecimiento de comida rápidas cerca de donde ocurrieron los hechos.

“Yo estaba con unos amigos en Cuarto de Libra, donde comíamos hamburguesas. En ese momento escuchamos como un disparo, pero no sabíamos si era de arma o sonido de pólvora, pero se escuchó full seco como un disparo. Después escuchamos a una mujer gritando: auxilio, auxilio. Nos levantamos de la mesa y vemos como a tres cuadras a lo lejos a un pelao tirado en el piso y la novia dando gritos”, relató Tomás a Zona Cero.



El acordeonero precisó que los ladrones escaparon a pie y se metieron en una calle que no tenía salida y por tal razón se devolvieron y buscaron otra vía para huir.

“Mis amigos y yo cogimos los carros y llegamos hasta donde estaban ellos y unos vecinos que salieron me ayudaron a montarlo al carro de un amigo para llevarlo al Niño Jesús, que era lo más cercano que encontramos. Cuando llegamos al hospital no salía nadie, ni camilleros ni nada. Los amigos míos estaban asustados, abrí la puerta del carro y yo solo cargué al muchacho. Otras personas que estaban allí después me ayudaron hasta la puerta del hospital”, contó el acordeonero.



Tomás Alfonso reveló que cuando llegaron a donde estaba la pareja otras personas decían que no levantaran al productor audiovisual que estaba tendido en el suelo y que solo llamaran a la Policía o una ambulancia para que lo llevaran al hospital, porque supuestamente podían meterse en un problema o ser investigados. Sin embargo, a Tomás no le importó lo que dijeran. Solo quería ayudar al muchacho para poderle salvar la vida.

“La bala como que lo atravesó, porque el tiro se lo pegaron en el pecho y cuando lo cargué de espalda me manchó la ropa. Hicimos todo lo posible para salvarlo. Ese muchacho estaba mal y si esperábamos no alcanzaba a llegar con vida y pues hicimos lo que creímos correcto”, contó.

Angello deja un gran vacío en su familia y también en Tomás y sus amigos, quienes aunque no lo conocían, trataron de todas las formas en ayudarlo como si fuera un pariente suyo.

La ciudadanía barranquillera está indignada por el caso y espera que la Policía y la Fiscalía logren ubicar lo más pronto posible a los ladrones que cegaron la vida de este muchacho.

Comentarios

Total visitas