El cantante vallenato que podría ser el ganador del reality 'A Otro Nivel', ¿por qué?




Cuando Milciades Cantillo se presentó en las audiciones de A Otro Nivel, el jurado conformado por Kike Santanter, Fonseca y Silvestre Dangond, tardó 15 segundos en decirle que sí. Su talento fue contundente. La interpretación de “Amarte más no pude” le valió no solo el pase directo al programa sino que Fonseca y Dangond se levantaron de sus asientos para seguir cantando junto al participante este clásico del vallenato. Desde entonces se perfiló como uno de los favoritos para llevarse el premio mayor.



En efecto, el cantante de 31 años tenía un largo recorrido cantando vallenato. Había estudiado Ingeniería de Sonido. Durante 5 años había sido una de las principales voces de Matildelina, discoteca considerada la casa del vallenato en Bogotá. Ahí se había codeado con artistas como el mismísimo Diomedes Díaz, o Ivan Villazón y Carlos Mario Zabaleta, de quienes fue productor musical. En el programa es más conocido por su apellido que por su nombre. Se hace llamar simplemente Cantillo.



La música la lleva en la sangre, canta desde los 9 años. Su padre, que llevaba su mismo nombre, le inculcó a él y a su hermano el amor por los acordeones y la música vallenata. Es hijo de Milciades Cantillo Costa, antiguo líder político del César cuyo asesinato un 5 de abril de 1995 estremeció al país. Siete disparos acabaron con la vida del ex congresista frente a la casa de Consuelo Araujonoguera en Valledupar. 



Su madre, que era la fiscal 28 antisecuestros del departamento, estaba herida por un impacto en la cabeza y Jerónimo, su hermano menor que tenía tan solo un año de edad, se había salvado de milagro. Milciades no vio nada porque estaba en casa de un amigo jugando. Por fortuna, los médicos lograron salvar la vida de la madre. Aunque la policía capturó a los sicarios, al poco tiempo los dejaron en libertad porque se comprobó que no fueron los verdaderos implicados. La verdad del crimen nunca se supo.

De ahí en adelante lo que se vino para la familia no fue fácil. La madre tenía crisis nerviosas y pérdidas repentinas de memoria. Debió buscar apoyo psiquiátrico para superar las secuelas del incidente. Las amenazas, separaciones y desplazamientos constantes eran pan de cada día. Finalmente, la familia pudo renacer de cero, año y medio después del asesinato del padre, en Santa Marta.

Años después la vena artística floreció en los hermanos Cantillo. Vieron en la música y el arte una oportunidad para catalizar sus tristezas. Jerónimo y Milciades han lanzado varios trabajos musicales en conjunto. Mientras Milciades cantaba, Jerónimo se dedicaba al acordéon. En más de una ocasión han usado la música vallenata para llevar un mensaje de paz y reconciliación, teniendo en cuenta su propia historia. Sin embargo, las oportunidades que se les han presentado han hecho que cada uno tome su camino. Jerónimo, el menor, también es actor. Después de seis años de estudio el papel que lo llevó al estrellato le llegó con el protagónico de Vivo en el Limbo, donde fue el encargado de encarnar a Kaleth Morales.

Cuando salieron las promociones en Caracol anunciando que habría una segunda temporada de A Otro Nivel, Milciades vio en el programa una gran oportunidad para darse a conocer. Su madre y sus hermanos lo apoyaron con la idea. En efecto el programa marca entre 12 y 13 puntos de rating cada noche. Así, el país entero vio a la familia celebrar cuando Fonseca y Silvestre Dangond cantaron junto a Milciades el día de su audición. Si el cantante llega a ganar el programa, se asegura la grabación de un disco. En todo caso, sabe que ya ha ganado mucho. La ilusión de ver a su familia celebrar cada noche es el mayor premio que puede tener.

Las 2 Orillas

Comentarios

Total visitas