Así se conocieron Kaleth Morales y Juank Ricardo, la joven unión triunfante



El joven acordeonero Juank Ricardo, contó cómo fue que se conoció con Kaleth Morales, y contó también cómo fue su primer proceso para recoger canciones para su nuevo CD.




"Kaleth y yo nos conocimos formalmente en el año 2003, en la entonces discoteca 'Zapzurro', en Valledupar. Nos presentó un amigo en común, Ervin Zalabata. Cuando nos chocamos las manos, las primeras palabras que me dijo Kaleth no fueron 'mucho gusto', sino, "Tú vas a ser mi acordeonero". 




Sí, realmente esas fueron sus primeras palabras hacia mí. Yo eché a reír y le dije que era un placer conocerlo, dado que ya había escuchado de sus canciones, y además advertí que él también había escuchado de mí, porque me replicó: "es en serio Juank, tú tienes que ser mi acordeonero, yo sé que tú tocas bien, y necesito que la carátula de mi CD mejore (risas)'. 





En ese momento empecé a conocer su buen humor, y más adelante su mal humor, pues debo decir que Kaleth era un hombre de sentimientos extremos, es decir, cuando estaba feliz, era muy feliz, y cuando estaba amargado, lo era demasiado. 


Pues bien, resulta que Kaleth andaba pendiente en esos días de grabar unas canciones; al día siguiente, nos reunimos en la casa de sus papás en los cortijos, y junto a Miguel Morales escuchamos una producción que yo había hecho recientemente, al señor Miguel le gustó mi trabajo y en ese momento nos aprobó que grabáramos tres canciones. 


Kaleth estaba muy contento y emocionado con lo sucedido y, por supuesto, yo también lo estaba. Recuerdo que me contó del idilio que vivía con su vecina Jenni, y me cantó varias canciones, una de ellas, nada más y nada menos que "Me la juego toda", cuando la escuché le dije inmediatamente que esa tenía que ser una de las tres canciones que deberíamos grabar, y él estuvo de acuerdo.


En esos días visitamos a varios amigos músicos. El primero fue Silvestre Dangond, que para la misma época comenzaba a pegar mucho en Valledupar y era muy admirado por Kaleth. Fuimos con la intención de pedirle una canción, y nos comentó que estaba haciendo una muy especial, que a Kaleth le gustó mucho cuando la escuchó.

Llegamos con la intención de pedirle una canción, y nos comentó que estaba haciendo una para Beto Zabaleta, se titulaba "La colegiala" (creo que a silvestre nunca se le pasó por la cabeza que esta canción sería uno de sus más grandes éxitos); a nosotros nos gustó, y Kaleth, con el carisma innato del que gozaba, le dijo que Kaleth Morales la grabaría, no Zabaleta; recuerdo que Silvestre en ese momento aún no le tenía el coro a esta canción y quedamos pendientes para cuando la terminara y así mismo, hablamos un rato con Silvestre acerca de la canción que le había grabado recientemente a Kaleth, "Lo mejor para los dos", la cual tituló su primer CD con Juancho de la Espriella, y es mejor conocida como "Todo de Cabeza". 


Una vez terminamos de hablar con Dangond, nos fuimos a la casa de Kaleth, donde éste llamó a Lucho Alonso para notificarle que le grabaría la canción "La Indiferencia"; Lucho Alonso cuenta, que en sus acostumbradas parrandas Kaleth siempre le decía que algún día le grabaría esta canción. 


Como ven bien, Kaleth y yo teníamos tres éxitos en las manos, "La Colegiala, "Tu Indiferencia" y "Me La Juego Toda", pero, por cosas del destino, no pudimos grabar ninguna de ellas. 


Recuerdo como si fuera ayer (y esto lo digo porque recuerdo tanto la cara de tristeza de Kaleth ese día), que cuando íbamos subiendo las escaleras para arribar a los estudios de "Polacho" Soto, con la intención de adelantar unos arreglos musicales, Kaleth recibió esa llamada que cambiaría nuestros destinos: "Hijo, te devuelves ya para la casa; antes de la música, primero tienes que terminar los estudios de medicina" 


Era su papá, Miguel Morales, quien al parecer, si bien días antes había cedido un poco ante la idea de que Kaleth tuviera como prioridad terminar sus estudios de medicina, luego resolvió que en definitiva debía primero culminar ese pregrado, criterio que me parece comprensible por parte de cualquier padre. 



Comentarios

Total visitas